Sincronicidad

Esas mágicas coincidencias de la vida. Quien primero reconoció que los eventos sincrónicos o coincidencias significativas, tenían un sentido mayor y que se relacionaban con nuestra psique fué el psicólogo suizo Carl Gustav Jung. Éste junto al premio Nobel de química Wolfgang Pauli, desarrollaron la teoría de la sincronicidad.

Jung define la sincronicidad como «una coincidencia significativa de dos o más sucesos en la que está implicada algo más que la probabilidad aleatoria». Dicho con otras palabras, se trata de una coincidencia tan grande que no podemos creer que sea producto de una mera casualidad o al menos intuimos que esa casualidad tiene un significado profundo que desconocemos, como si detrás de esas coincidencias se escondiera un mensaje oculto que no llegamos a desvelar. Por este motivo Jung también las llamó «casualidades significativas«. Es, por ejemplo, ir pensando en una persona determinada por alguna circunstancia y de repente encontrarnos con ella de cara. Y parece que hay personas bastante propensas a este tipo de coincidencias significativas. El propio Jung fue uno de ellos, como ha dejado por escrito en multitud de ocasiones, y quizá haya sido esta serie de coincidencias lo que le llevara a plantear el concepto.

Jung afirmó que tenemos cuatro funciones básicas: la razón, la emoción, el sentimiento y la intuición. Y en nuestro ser , generalmente una de ellas predomina. Pero cuando trabajamos internamente hacía el equilibrio, se añade una nueva característica: La sincronicidad.

Lo que distingue una sincronicidad de sucesos sincrónicos normales es la existencia de un significado subjetivo común que, inevitablemente interpreta el sujeto que la experimenta. Aunque nunca la hayamos experimentado por nosotros mismos ‒o tal vez nos haya pasado desapercibida‒, la sincronicidad es más habitual de lo que pudiera parecer. Si se analiza la Historia se puede ver fácilmente que está llena de estas casualidades significativas. Hay tantas, en ámbitos tan distintos y en épocas tan diferentes, que un simple listado de todas daría para llenar más de un libro.

Las sincronías ocurren son siempre una sorpresa. Ésta abre un camino para que empecemos a escucharnos a nosotros mismos y activemos nuestra intuición. El resto ya será decisión personal. «A veces se necesita mucho coraje para abandonar aquellas estructuras que construimos durante toda la vida y seguir las señales que nos indican nuevos senderos».

Cuando tenemos un conflicto, este vuelve repetidamente a nuestro pensamiento, pero cuando logramos comprender el mensaje que teníamos que aprender, la repetición se detiene. Expresado a través de símbolos se desvela el misterio y así somos capaces de entender la situación e integramos su contenido a nuestro camino. En arte-terapia la sincronicidad es una herramienta utilizada en numerosas ocasiones.

En el momento en que realizamos una reflexión, por ejemplo, sobre los colores escogidos, qué aparece en nuestros dibujos, el material usado o que primera palabra a fluido en una resonancia, debemos pensar que nada es casual y que todo tiene una explicación. Debemos tomar conciencia del gran valor de la simbología y de lo importante que es el mensaje que vamos a recibir, revelador en muchas ocasiones de nuestro malestar más profundo. 

¿LO PROBAMOS?

A ti lector, te propongo un juego; en este preciso instante busca una revista. La primera que encuentres sera la válida, da igual que sea de tu agrado o no. Si tienes unos 15 minutos, sigue con el juego y sino guárdala para cuando tengas ese tiempo de tranquilidad. 

¿Empezamos? Ten la revista a punto, prepara una hoja en blanco y bolígrafo para escribir. Con los ojos cerrados, abre la revista al azar y decide izquierda o derecha. Una vez seleccionada la páginaobsérvala con atención y sin prejuicios empieza a describirla mentalmente unos breves minutos. Pon la página a una distancia de unos 50 centímetros aproximadamente y sitúala a la altura de tus ojos. Seguidamente vamos a proceder a realizar «escritura automática”¿En que consiste esta forma de escribir? En ir apuntando todo lo que la imagen, las palabras que has leído, el conjunto de la página, ha captado tu atención. Te sugiero que escribas todo lo que vaya pasando por tu cabeza, por muy absurdo que te parezca, apuntalo todo.

Por último, pregúntate que has sentido al verla, cual crees que es el mensaje que estas recibiendo. Y al finalizar toma conciencia del mensaje e intenta resumirlo en una palabra o frase que escribirás en letras mayúsculas en tu hoja.

Si te ha parecido interesante y quieres compartirlo haz un comentario y comparte tu experiencia con nosotros. La actividad completa puede profundizarse mucho más pero este juego es una pequeña muestra de como funciona la sincronía está en nuestras vidas y que si estamos atentos y despiertos podemos recibir mensajes que nos ayudan a dar luz a nuestro camino.

SUSANA OSMA
Directora & ArteTerapeuta PotenciArte Coach

 

Comentarios (1)

Hola Susana, gracias!! ha sido potente repitir este juego! Ha salido que la profundidad del mar y el infinido del Universo me atrae mucho…pero me deja un sentido muy fuerte de soledad y miedo

Dejar un comentario

Preferencias de privacidad
Cuando visitas nuestro sitio web, podemos almacenar información a través de tu navegador en cuanto a servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puedes cambiar tus preferencias de privacidad. Ten en cuenta que bloquear algunas cookies puede afectar tu experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.